10 trucos para mejorar el open rate de tus correos

10 trucos para mejorar la tasa de apertura de tus correos electrónicos

El email marketing es en parte una ciencia (porque podemos medirlo todo y hacer todo tipo de experimentos) y en parte un arte (porque podemos y debemos dar rienda suelta a nuestra creatividad e intuición). Hay demasiados factores a tener en cuenta en esta disciplina como para poder establecer normas universales, pero sí tenemos lo que los anglosajones llaman best practices, trucos que funcionan en la mayoría de los casos.

Lo que sigue son algunas de estas best practices para redactar asuntos de correo con tasas de apertura elevadas. Pero antes, dos breves apuntes: 1. Todas ellas están basadas en mi propia experiencia, tanto en lo que veo que funciona en mi trabajo como en lo que veo que les funciona a otros, principalmente ONGs y partidos políticos; 2. El mejor correo no es el que más aperturas genera, sino el que mejor convierte, por lo que estos consejos no sirven de nada si luego no nos ayudan a lograr conversiones además de aperturas.

Dicho esto, aquí tienes diez trucos para que tu open rate sea más alto:

1.Evita las palabras newsletter y boletín. Ambas suenan a 1992, a cuando nos conectábamos a Internet con un módem de 56k (¡Suscríbete a nuestra newsletter!). La gente quiere recibir correos electrónicos con contenido personalizado y que enganche. Las palabras boletín y newsletter no anticipan ni una cosa ni la otra, anticipan homogeneidad y aburrimiento.

Un email con la palabra "boletín" en el título

2. Emplea emojis: elementos visuales como los emojis o los símbolos ayudan a atraer la atención sobre los asunto del correo. Si todos tus correos los incluyen, este efecto acabará diluyéndose, por eso no conviene abusar de ellos y reservarlos para las ocasiones más importantes. La buena noticia es que no muchas organizaciones los usan (todavía), a pesar de las múltiples posibilidades creativas que ofrecen. En GetEmoji puedes encontrarlos todos.

Correo con emoji en el título
Título de correo con emoji

3. Personalización: una de las primeras cosas que aprendí en mis clases de magia es que el nombre es una las debilidades psicológicas del ser humano. ¿Qué es lo primero que pregunta un mago cuando saca a algún espectador al escenario? Le pregunta el nombre, y después lo repite constantemente a lo largo del truco. El nombre genera una conexión inmediata entre el mago y el espectador y su repetición es la forma que tiene el mago de controlar a su compañero de escenario para evitar que se despiste o que se rebele.

Nuestro nombre ejerce un fuerte control sobre nosotros mismos, hasta el punto de que es imposible no darse la vuelta si lo escuchamos por la calle. Por eso es bueno incluirlo en nuestros títulos. Esto no quiere decir que todos los asuntos de correo deban incluir el nombre del destinatario, pero siempre es bueno testar una versión que lo incluya.

4. Un poquito de clickbait: como su propio nombre indica (cebo de titulares), este anglicismo se refiere a la práctica de incitar al click a través de titulares vistosos. Es el equivalente en Internet a los sensacionalistas titulares de la edición impresa de The Sun.

La experiencia me dice que los suscriptores toleran bastante el clickbaiting en los asuntos de correo siempre que las expectativas que generan se cumplan a posteriori. Como ya hemos visto anteriormente, las expectativas son un elemento fundamental en email marketing.

No pasa nada si escribes un título como “Tres vídeos que no puedes perderte”, siempre y cuando los tres vídeos que contenga el correo sean realmente espectaculares. En palabras de Mailchimp, “un buen asunto de correo cuenta lo que hay dentro, un mal asunto de correo lo vende”. Si cumples esa norma, un poquito de clickbait no supondrá un problema.

5. Y otro poquito de newsjacking: si el clickbaiting es la práctica de atraer visitas con titulares que atrapan, el newsjacking consiste en “secuestrar” la actualidad. Dicho de otra manera, se trata de surfear las olas: aprovechar los trending topics, los debates en la opinión pública, acontecimientos relevantes… incluso las polémicas. Si vinculas tus campañas de email a los temas que dominan la agenda en cada momento, seguro que logras buenas aperturas. Tampoco lo fuerces, porque si te pasas de frenada con el newsjacking tus tasas de apertura serán elevadas, pero también lo será tu tasa de unsuscribe.

6. Juega con el remitente: la persona que envía el mensaje es una parte más del título, ya que muchos usuarios revisan su bandeja de entrada mirando primero los remitentes. Normalmente un nombre personal funcionará mejor que el nombre de una empresa u organización, especialmente si el nombre es popular (Ej. Albert Rivera de Ciudadanos funcionará mejor como remitente que Ciudadanos). Los equipos de campaña de los políticos norteamericanos lo saben bien y por eso sus correos suelen llegar en nombre de diferentes personas, en función del call to action que contengan. Si estás suscrito a los correos de Organizing for Action, por ejemplo, verás que algunos correos son del propio Barack Obama, pero otros muchos son de su mujer, Michelle, o de miembros de su equipo como Katie Hogan, Jack Shapiro, Jim Messina…

Organizing for Action suele emplear senders distintos en función del tipo de correo
Organizing for Action suele emplear senders distintos en función del tipo de correo

Conozco alguna organización que incluso emplea nombres de empleados falsos. Esta práctica cruza un poco la línea de lo éticamente aceptable, pero refleja bien la importancia de elegir bien el remitente.

7. A/B testing: nunca envíes un correo electrónico sin testar, por lo menos, dos asuntos diferentes. Si algo bueno tiene el email marketing es que lo podemos medir todo y la diferencia en la tasa de apertura o incluso en la tasa de conversión (si un asunto sienta mucho mejor las expectativas con respecto al contenido que otro) puede variar notablemente de un título a otro. 

8. No te pases de longitud: Mailchimp recomienda asuntos con menos de 50 caracteres. En general, y a no ser que el AB testing te diga lo contrario, no deberías superar las cuatro o cinco palabras, principalmente porque los títulos largos no se leen bien en el móvil.

Ejemplo de títulos excesivamente largos
Ejemplo de títulos excesivamente largos

9. Urgencia: se trata de un recurso muy habitual en los programas de email marketing de ONGs, activistas y partidos políticos, especialmente durante las campañas electorales. Suele funcionar bien, pero no conviene abusar de ella. La norma a seguir, como siempre, es el sentido común: no pasa nada por poner la palabra URGENTE en un asunto de correo si lo que hay dentro de él es realmente urgente. Si no lo es, defraudarás a los usuarios y posiblemente te ignorarán la siguiente vez que emples esta palabra (otra vez las expectativas).

10. Call to action: generar curiosidad o darle aires de misterio al asunto suele funcionar, pero también lo contrario, el uso del imperativo, de instrucciones directas. Firma esta petición, Comparte en tus redes, Compra antes de que se acaben… Cuando repasamos nuestro correo, las órdenes nos facilitan la vida, porque nos dicen exactamente lo que ese correo contiene y lo que podemos hacer con él.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *